Feeds:
Entradas
Comentarios

Acrílicos

Ejercicios realizados por alumnos de 2º de Bachillerato con pintura acrílica y técnicas mixtas.

Trabajo realizado por Alicia Calatayud.Tcnica mixta.

Trabajo realizado por Alicia Calatayud.Tcnica mixta.

dsc059841

Ejercicio de Vanesa Izquierdo. Acrílicos.

Acuarelas

Trabajos realizados por los alumnos de 2º de Bachillerato con acuarelas.

Ejercicio realizado por Alejandra Cristóbal. Acuarelas y lápices de color.

Ejercicio realizado por Alejandra Cristóbal. Acuarelas y lápices de color.

Trabajo de Sergio Núñez. Técnica mixta.

Trabajo de Sergio Núñez. Técnica mixta.

Aquí teneis un resumen de algunas técnicas pictóricas como el óleo, temple, fresco, encáustica frottage o estarcido
técnicas pictóricas

Trabajo en los talleres

Fotos de los alumnos trabajando en los distintos talleres.

dsc059401

dsc059393

Alumnos de 2º de Bachillerato trabajando en el aula.

dsc059282

dsc059272

Alumnos del Ciclo de Serigrafía Artística trabajando en el aula de dibujo.

La pintura acrílica

PINTURA ACRÍLICA

Composición:

Está elaborada con pigmentos aglutinados con resinas sintéticas solubles en agua.

El medio así resultante es soluble en agua. Su secado es rápido y el acabado mate (menos medio acrílico) o brillante (más medio).

Suele denominarse acrílica a cualquier pintura en la que el pigmento esté integrado en una resina sintética. Los artistas emplean el término independientemente de si la resina es verdaderamente acrílica o, por ejemplo, acetato de polivinilo (PVA).

El medio acrílico, que se ha ido mejorando y depurando desde las décadas de los cincuenta, representa una importante adición al repertorio de medios pictóricos permanentes., se dice que tiene tanta importancia para la técnica pictórica como la tuvo, en el siglo XV, el cambio más gradual del temple de huevo al óleo.

Se caracteriza por proporcionar un secado rápido que no amarillea con el paso del tiempo. Es muy versátil, nos ofrece las posibilidades de la acuarela si lo diluimos con abundante agua, y los empastes del óleo si lo utilizamos sin agua

Ofrece otras ventajas como añadir más pintura a una superficie ya pintada (incluso con otra técnica), es muy estable, resistente a la oxidación, etc., siendo la técnica que menos problemas tiene de cara a su conservación.

Se puede trabajar sobre cualquier soporte absorbente, imprimado o sin imprimar. Permite empastes de mayor resistencia que el óleo, el cual tiende a cuartearse.

Esta técnica se asocia al Arte contemporáneo sobre todo desde la década de los cincuenta, principalmente en el ámbito americano del expresionismo abstracto (Pollock, Rothko … ) y entre los pintores de los valores geométricos y del Pop Art (Warhol, Wesselmann… ).

Historia del medio acrílico

El desarrollo de la pintura acrílica como medio artístico se produjo a consecuencia de un imperativo social. En los años 20, un grupo de pintores mexicanos, en especial José Clemente Orozco (1883-1949 y Diego Rivera (1886-1957), querían pintar grandes murales para edificios públicos, algunos de ellos en los muros exteriores, expuestos al aire libre. Comprobaron que el óleo no duraría mucho en tales condiciones, y experimentaron con el fresco, pero esto tampoco resultó práctico. Necesitaban una pintura que se secase rápidamente y permaneciera estable ante los cambios climáticos. En realidad, lo que necesitaban existía ya desde hacía tiempo en el campo industrial, pero nunca se había empleado como vehículo para pigmentos: las resinas plásticas. El plástico moldeado se usaba ya para los utensilios domésticos, y el plexiglás sustituía al vidrio en trenes y aviones. En forma líquida, el plástico se había empleado como agente anticorrosivo.

Por este procedimiento se desarrollaron dos resinas sintéticas adaptadas como medio artístico: la acrílica y el acetato de polivinilo (PVA).

La experimentación continuó en los EE.UU., y los pintores comenzaron a darse cuenta de que las posibilidades del nuevo medio superaban con mucho las necesidades del mural exterior. Los ensayos tuvieron tanto éxito que parecía que los científicos habían conseguido algo casi totalmente estable.

En los años 50 ya existían pinturas acrílicas en el mercado (en los EE.UU.), y desempeñaron un papel importante en las técnicas de artistas como Pollock (1912-56), Rothko (1903-­70) y Motherwell (1913). Estos pintores aplicaban los colores de muy diversas formas. Pollock empleaba una gran variedad de veladuras e impasto, a veces colocando el lienzo en el suelo y vertiendo encima la pintura.

En Europa, la pintura con acrílicos comenzó más tarde. Durante los años 50 se llevaron a cabo numerosas investigaciones, pidiéndose a muchos artistas que probaran el nuevo material, lo cual hicieron durante varios años.

La investigación y la experimentación son procesos lentos, y hasta mediados los años 60 no se dispuso de acrílicos en Europa

Características:

Se caracteriza por proporcionar un secado rápido que no amarillea con el paso del tiempo. Es muy versátil, nos ofrece las posibilidades de la acuarela si lo diluimos con abundante agua, y los empastes del óleo si lo utilizamos sin agua. Su consistencia es suave y mantecosa, muy parecida al óleo, ideal para realizar empastes.

Podemos retardar el proceso de secado añadiendo glicerina o un médium retardante.

La pintura acrílica nos proporciona un acabado mate y uniforme, pero podemos recuperar el brillo si aplicamos una capa fina y transparente de barniz acrílico.

Este se aplica encima de la pintura cuando esta totalmente seca, por lo que es mejor esperar un día. El barniz puede ser mate o brillante, o bien mezclar ambos para crear un acabado semimate.

El acrílico lo encontramos en tubos de diferentes tamaños o en botes a precios razonables. Es un medio muy resistente que puede pintarse con cualquier tipo de aplicador y en casi todos los soportes.

La pintura acrílica es fuerte y flexible; además de las tradicionales técnicas de pintura transparente, opaca y mixta la pintura acrílica se pude raspar, presionar, aplicarla en tubo para hacer ribetes, pulverizarla, arrojarla sobre el soporte, mezclarla con masilla para efectos de textura, e incluso trenzarla.

La pintura acrílica puede ser pulverizada con aerógrafo o pistola de pulverizar.

Mediums. Las pinturas acrílicas corrientes se secan con un acabado semimate. Si no se les añade agua, tienen un brillo semejante al de la cáscara de un huevo. Los fabricantes hacen varios tipos de medios acrílicos que, añadidos a la pintura, producen diferentes acabados.

Algunos de estos medios dan un acabado muy brillante; otros permiten obtener un acabado mate sin diluir la pintura con agua; otros producen efectos diferentes, como el empasto y las veladuras.

Gel. El gel acrílico al añadirse a la pintura hace que esta mantenga un volumen estable al secarse, con un acabado similar al óleo. Básicamente los geles son añadidos que dan volumen y maleabilidad a la pintura sin afectar a su tono o intensidad de color. Se pueden encontrar geles ligeros, medios y espesos dependiendo de nuestros gustos.

Pasta densa. Es un gel con mayor textura, normalmente cargado con arenas lavadas o polvos de mármol y productos granulados ofreciendo una textura regular en toda la mezcla. Como sustitución se puede emplear toda clase de aditivos, arenas y tierras tanto al medio acrílico como a la propia pintura.

Retardador del secado. Surge como solución ante el principal “problema” de los acrílicos: su rápido secado. Al añadir retardador, aumentamos el tiempo en el que la pintura deja de ser manejable, por lo que podemos manipularla durante mucho más tiempo sobre todo en las técnicas de mojado sobre mojado, fundidos suaves de color, etc…

Fluidificador. En lugar de hacer una mezcla fluida de acrílico con mucha agua, es mejor utilizar un fluidificador para que la pintura no pierda sus propiedades y estabilidad. El fluidificador no deja de ser otra clase de medio acrílico.

Soportes:

Se pueden utilizar casi todo tipo de soportes con la pintura acrílica.

Las pinturas acrílicas se pueden usar sobre muchas más superficies, imprimadas o sin imprimar, que cualquier otro medio. Las únicas superficies que no sirven son las que se han imprimado con aceite.

Lienzo. Valen todos los tipos de lienzo, pero los mejores son los que se usan para pintar al óleo, hay que imprimar el lienzo con una base acrílica.

Papel, cartón y tableros preparados. Todos ellos pueden usarse imprimados o sin imprimar, según el efecto deseado. Si se emplea papel hay que tensarlo antes, sobre todo si es fino. De lo contrario, se deformará al recibir los lavados de color.

También se pueden usar todo tipo de tableros, con o sin imprimación. Se puede preparar una excelente superficie cubriendo un cartón grueso con una imprimación acrílica en emulsión, y dejando marcas de brochazos para que la superficie agarre bien.

Metal. Los metales tienen superficies muy lisas, no absorbentes, sin granos que ayuden a retener la pintura. Con óleos, esto es un problema, porque son malos adhesivos, pero los acrílicos funcionan bastante bien sobre metales, especialmente zinc y cobre. Se aconseja lijar antes la superficie y aplicar aparejo

Murales. Pintar sobre muros de yeso, cemento, piedra o ladrillo, plantea problemas especiales, en lo referente a pintura al aire libre. Sin embargo, los acrílicos aplicados a dichos soportes resisten a los ácidos, bases y humedad en un grado considerable, mucho mejor que el óleo. Ya hemos dicho que precisamente este problema fue el que llevó a la adopción de las resinas acrílicas para usos artísticos”

Imprimación. Cualquier superficie absorbente sin imprimar absorberá el pigmento y se secará con un acabado mate y uniforme. Las superficies imprimadas tienen un ligero brillo, aunque si se desea se puede contrarrestar este efecto mezclando la pintura acrílica con agua.

Es esencial usar un aparejo acrílico: el aparejo corriente no se mezcla con la pintura acrílica. El aparejo acrílico no es más que medio acrílico mezclado con blanco de titanio inerte, pero se puede comprar ya hecho y es barato. Hay que dar dos o tres capas finas, dejando secar antes de aplicar la siguiente.

Pinceles. Se pueden utilizar tanto pinceles de pelo suave como pinceles de cerdas. Los pinceles de cerdas son particularmente adecuados para los trabajos a pincel empastados, y los trabajos a gran escala.

TÉCNICAS:

Hasta la aparición de las resinas plásticas, los artistas utilizaron los mismos materiales durante 400 años.

Así como la introducción del óleo hace cuatro siglos abrió un nuevo campo de posibilidades, la naturaleza distinta de los acrílicos ha llevado a la exploración de nuevas técnicas, con la ventaja adicional de que el nuevo medio es químicamente seguro y estable. Cuando aparecieron los primeros colores, los artistas tendían a usarlos del mismo modo que los medios ya existentes. Sin embargo, se ha demostrado que los colores acrílicos tienen características propias y es una pérdida explotarlos a imitación de otros medios.

Pintura densa. Lo mismo que en el óleo, se puede trabajar alla prima o bien ir elaborando sobre un prepintado monocromo, a base de veladuras, o con pintura densa. Si se pinta con pintura densa, se pude emplear un retardador comercial, o también glicerina pura, para alargar el tiempo de secado. Para que se seque con rapidez, las pinturas pueden mezclarse con agua (a la que se puede añadir algo de retardador).

Empaste. Los arílicos son muy apropiados para todo tipo de empastes – aplicados con una espátula o directamente del tubo-, pero no es aconsejable aplicar pegotes muy gruesos. Si se quieren obtener relieves es mejor usar una pasta de texturas.

Acuarelas acrílicas. También se pueden usar los acrílicos de manera similar a las acuarelas, aunque esto tiene la desventaja de que, una vez secos, no se pueden suavizar los contornos como se hace con las a acuarelas, y no es fácil tampoco obtener los espectaculares lavados acuosos de la verdadera acuarela. Sin embargo, presentan la ventaja de que se pueden aplicar muchos lavados, uno encima de otro, sin que aparezca la “suciedad” que se produciría con las auténticas acuarelas.

Pincel seco, punteado y salpicados. Se puede aplicar el color a “pincel seco”, es decir, con el pincel seco y las cerdas algo separadas.

También se puede pasar un pincel seco sobre el papel para obtener efectos “partidos” punteando con la punta del pincel para crear motas, al estilo puntillista.

Se pueden obtener buenos resultados mediante salpicaduras controladas, que se hacen sacudiendo con el pulgar un pincel de pelo de cerda, o cargando de pintura un cepillo de dientes y pasando un cuchillo por las cerdas. Es fundamental enmascarar las zonas que no deben rociarse, tapándolas en un papel sujeto con cinta adhesiva.

Técnica mixta. Los acrílicos se pueden usar para pegar otros materiales, como trapos o papel, y hacer collages. Después se puede pintar encima con cualquiera de las técnicas explicadas. También se pueden mezclar medios acrílicos con tintas de colores, obteniendo así colores muy llamativos.

Alteraciones. Es fácil hacer alteraciones en acrílicos densos. Se blanquea la zona que se quiere cambiar con acrílico blanco, emulsión o gesso, y se comienza a pintar de nuevo.

Barnices. No es esencial proteger una pintura acrílica con barniz. Existen barnices brillantes y mates para el acabado de pinturas acrílicas. Cumplen la misión de “unificar” una obra que puede tener zonas brillantes y zonas mates, y en la que se han empleado varias técnicas diferentes.

Collage

Collages realizados por los  alumnos de 2º de Bachillerato

collage.

Trabajo del alumno Adrián López. Técnica: collage.

collage.

Trabajo del alumno Javier Cano. Técnica: collage.

collage.

Trabajo de la alumna Vanessa Izquierdo. Técnica: collage.

collage.

Trabajo del alumno Oscar Freire. Técnica: collage.